Historia

La primera información que se tiene de Albondón es gracias a un sabio escritor árabe el conocido Ibn Al Jatib, el cual escribió más de cincuenta obras, de Geografía, Viajes e Historia.

Ibn Al Jatib, una gran muestra de sus trabajos se encuentran en las paredes y monumentos de la Alhambra, al final de su vida se vio obligado a huir a África donde fue asesinado en el año 1375, escribió la obra “Noticias de Crónicas de Granada” en la que aparece el pueblo de Albondón.

Este Municipio que no aparece en mapas y planos de la época debido a la poca población y no tener un control de sus tierras; se puede ver escrito su nombre en el primer libro de defunciones que se encuentra en el Archivo Parroquial. Más tarde en el año 1639 aparece en otros escritos como “Rozas de Albondón”.

Albondón pertenecía al Señorío de Çéhel (Séjel), comprado por Don Luís Zapata al Rey Don Felipe II por 64,000 ducados ( 24 millones de maravedíes ), hasta su separación de Albuñol en el año 1653 perteneció al señorío del Conde de Cifuentes.

En este Municipio corre una creencia sin fundamento, algunos creen que los primeros condes dueños de estas tierras se casaron con una dama francesa, y que ello contribuyo a decidir que el Patrón del pueblo fuese San Luís Rey de Francia. El día 12 de Junio de 1735 se coloco la primera piedra donde se edificaría la nueva Iglesia, pensaban en que nombre poner al santo, Patrón del pueblo, simplemente lo hicieron a suerte con papeletas, en cada una de ella escribieron el nombre de un santo, el resultado fue como titular de la Iglesia el Santísimo Cristo de la Salud, y para Patrón del Pueblo, San Luís Rey de Francia.

A mitad del siglo XIX, la población de Albondón llegó a tener 3.500 habitantes, gracias a la producción de pasas y vino que se exportaban desde los puertos de La Rábita y La Mamola.

Actualmente la economía se basa en el vino, las almendras y los higos.

 
Albondón
Nevado
   
   

Envianos tus foto antiguas y las publicaremos

Ir a Galeria -------->

fotosantiguas@albondon.eu

         

.................... Fuente; Ramón Barragán Reina